🎁 Empieza aquí

Poder personal: los cuatro motores

desarrollo personal resiliencia

Quería compartir con ustedes hoy, los que considero los cuatro motores del poder personal. Las cuatro fuerzas que nos impulsan en la vida, que nos dan capacidad de acción efectiva y, por ende, bienestar.

Estos cuatro motores del poder personal se presentan conjuntamente y si influencian sistemicamente. Veamos cuales son estos superpoderes personales:

 

  1. CUERPO: este es el primer motor del poder personal, por él hay que comenzar. Nos referimos a la energía vital que surge de un cuerpo sano, bien alimentado y en movimiento. De nada sirve contar con los demás motores si el de la energía vital está ausente. Si no tenemos la energía para movernos nuestra vida se apaga. El movimiento regular, a través del ejercicio, produce un incremento sostenido de esta energía.
  2. EMOCION: si contamos con la valiosa energía vital, esta puede potenciarse con la energía emocional adecuada. Nos referimos a que muchas veces la energía vital se drena porque nuestros combustibles emocionales son destructivo y limitantes (hemos mencionados varios en este blog: resentimiento, agobio, cinismo, etc). Si en nuestra vida las emociones habituales son las mencionadas u otras como la ira o la tristeza, esas emociones definen nuestra experiencia de la vida. La calidad de nuestra vida es la calidad de las emociones que nos son habituales, como diría el maestro Anthony Robbins.
  3. PRODUCTIVIDAD: Muchas veces la energía vital y emocional se drena no logrando producir los resultados que queremos. La productividad requiere de una suerte de energía de enfoque. Necesitamos claridad de propósito, organización, concentración y para todo esto necesitamos un plan. Como alguien dijo alguna vez, una hora de planificación puede ahorrarnos diez horas de acción.
  4. FINANZAS: Finalmente la energía financiera es una suerte de poder concentrado y a disposición, cuando podemos recurrir a ciertos activos y ponerlos a disposición de nuestros proyectos. La energía financiera es una suerte de anabólico que nos impulsa cuando los otros tres superpoderes (energías vital, emocional y de enfoque) están en su lugar.

En tu caso, ¿Cuál de estos cuatro motores de la vida habría que poner a punto?

 

 

Regístrate para no perderte ningún contenido!

Todo sobre liderazgo, innovación, coaching, Desarrollo personal y empresarial.