🎁 Empieza aquí

Venenos anímicos del líder: el cinismo

competencia emocional fortaleza emocional
cinismo

Muchos estados anímicos son destructivos, pero el que quiero describir en este artículo es quizás uno de los mas limitantes. Me refiero al cinismo.

Hemos recorrido las descripciones del agobio, la ansiedad y el resentimiento, de acuerdo con el entendimiento que ido desarrollando en mi practica de coaching y consultoría. Hoy vamos describir el cinismo. Un estado anímico que impacta negativamente en la capacidad de aprendizaje y cambio de las personas.

Hay varias emociones que son relevantes en los procesos de aprendizaje. Como por ejemplo el maravillamiento, la confusión o la perplejidad. Estas emociones presuponen estados anímicos de confianza y apertura para poder exponerse a una nueva perspectiva o distinción. El cinismo bloquea estas emocionlidades propicias para el aprendizaje.

Veamos algunas dimensiones para observar este estado de ánimo:

  • Trasfondo interpretativo: Para quien esta dominando por el estado anímico del cinismo la interpretación dominante podríamos expresarla así: ¨Nada ni nadie merece mi respeto¨.
  • Relación con la acción: el cinismo es un estado de animo desde el que no se ven posibilidades valiosas. El cínico desestima toda posibilidad y reproduce la conducta que conoce.
  • Relación con la temporalidad: quizás podríamos decir que el cínico es una suerte de resignado arrogante, hace foco en un futuro que solo él podría cambiar porque nadie más es confiable ni respetable.
  •  Mirando desde dentro: Desde el cinismo, la persona mira el mundo como un espacio carente de posibilidades. Es el mundo el problema, que no es digno de confianza. El cínico se ve a si mismo como alguien superior y el mundo no esta a su altura. No conoce legitimidad, ni autenticidad que sean dignas de confianza.
  • Mirando desde fuera: Como observadores podemos ver a la persona en el estado de cinismo como alguien que no puede conferir autoridad a un maestro, o a alguien experto o referente en un dominio. Por eso es un estado de animo particularmente limitante para el aprendizaje. El cínico niega sus espacios de ceguera. Niega la posibilidad de que otros vean lo que el no ve, para el no existen maestros. Al relacionarnos con una persona en este estado anímico podemos llegar a ver que esa superioridad se expresa en la utilización del sarcasmo y la ironía para hacernos saber de manera cobarde y burlona que no ve posibilidades en la relación con nosotros y que por ende no nos toma en serio.

Regístrate para no perderte ningún contenido!

Todo sobre liderazgo, innovación, coaching, Desarrollo personal y empresarial.